Desaparición Lucy Norton

El título de por sí ya es bastante significativo. Y lo pongo entre comillas porque realmente no es una desaparición como tal, ni siquiera una falta de protagonismo. Los que han terminado El Legado Perdido coinciden todos en que hay un aspecto que quizá le resta cierto encanto a la historia. Pero cada palabra, cada acto o escena tiene su explicación. Y eso mismo es lo que voy a hacer en los siguientes párrafos.

¿Qué ha pasado con ella?

Si en Estatuas de Anticolat el protagonismo estaba muy parejo, aunque sí es cierto que en los primeros quince capítulos Jack presume de más apariciones, en El Legado Perdido ocurre todo lo contrario: el detective lleva la voz cantante de principio a fin, relegando a la antropóloga a un segundo plano, pasando casi desapercibida.

Ya he comentado en numerosas ocasiones que existen muchos aspectos que cambian de la primera parte a la segunda: en primer lugar, la temática; pasamos de un terror paranormal a una historia de aventura y acción que recordará en ocasiones a Indiana Jones o La Búsqueda, que a Jack le viene como anillo al dedo. Segundo, la división del libro: como ya sabéis, a la hora de publicar tuve que dividir la historia en dos partes, y en la siguiente Lucy disfruta de ese protagonismo que lleva pidiendo desde la primera entrega.

Tercero, las motivaciones. Mientras que Jack sigue buscando respuestas acerca de su pasado y lucha por evitar que lo sucedido en la isla siga salpicándolos a él y a Lucy, la californiana sigue centrada en su labor como docente al tiempo que intenta traducir el contenido de las tablas que rescató de Dark Island.

Y es que dicho material acarreará más de un problema a los protagonistas, ya que una nueva amenaza está dispuesta a hacer todo lo que sea necesario para hacerse con su control. La profesora, fiel a su estilo metódico y analista, no descansará hasta resolver el misterio que ocultan, lo que implica que no tiene intención de deshacerse de ellas hasta que acabe con su tarea.

Como en esta parte de la historia ese hecho aún no es tan relevante, Lucy tiene muy poco que decir al respecto. El Legado Perdido es una constante aventura en la que Jack se verá envuelto en una y otra movida intentando atar cabos que le permitan llevar una vida normal y corriente.

Solo os pido paciencia, porque Lucy Norton volverá con fuerza.

¿Cómo seguir mis libros?

Después de contaros algunas de las razones de esa «desaparición» o de por qué una secta religiosa, también me gustaría comentaros la forma de conseguir mis novelas de intriga y misterio, para ello solo tendréis que poneros en contacto y os enviaré uno de los ejemplares firmados y directamente a vuestra casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies